Teléfono: 93 179 07 45
El agua del mar puede provocar intoxicaciones en los perros

El agua del mar puede provocar intoxicaciones en los perros

La intoxicación por sal en un perro conlleva normalmente vómitos, diarrea y deshidratación, pero en algunos casos se ha llegado a producir la muerte del animal, según explican los expertos.

A los propietarios de mascotas les encanta que ésta pase el mayor tiempo posible con ellos, por ejemplo, que pueda disfrutar de un bonito día de playa. La mayoría de los perros disfrutan pudiendo correr libremente por la playa, nadar, darse un chapuzón o revolcarse en la arena. Sin embargo, algunos perros beben del agua del mar cuando necesitan saciar su sed, lo que podría ocasionarles problemas de salud.

De esta manera, el simple hecho de que beban agua salada está provocando que el perro entre en riesgo potencial de sufrir una intoxicación. La ingesta de agua salada acarrea normalmente vómitos, diarrea y deshidratación. Además, acompañada normalmente de arena de playa, exacerba el daño en la mucosa gástrica e intestinal pudiendo causar molestias abdominales, decaimiento y anorexia.

Por otra parte, en algunos casos se ha llegado a producir la muerte del animal, como fue el caso ocurrido en Florida (EE.UU) en el que un perro murió a los pocos días de ingerir suficiente cantidad de agua del mar. De hecho, la sal ya ni siquiera se recomienda para inducir el vómito en los canes, dado los riesgos asociados.

Por ello, para mantener a salvo a su mascota los expertos aconsejan llevar suficiente agua, a ser posible fresca, para que pueda beber siempre que tenga sed. Si el perro no tiene una fuente de agua dulce, beberá del mar.

Por otro lado, vigilar que no pase demasiado tiempo en el agua jugando, ya que aunque no tenga sed, son estos los momentos en los que también tragará agua aunque sea inconscientemente. Además, es necesario proporcionarle la sombra que necesite, especialmente durante las horas en las que los rayos del sol son más peligrosos y hace más calor.

PRINCIPALES SIGNOS DE INTOXICACIÓN POR SAL

Los principales síntomas que demuestran que el organismo del perro sufre un exceso de sodio son los vómitos, diarrea, letargo, dificultad al caminar por el cansancio, inapetencia, sed excesiva o micción, temblores, convulsiones, entre otros. Para tratar esta intoxicación, los expertos recomiendan acudir rápidamente a un veterinario, ya que en estos casos la rápida actuación puede salvar la vida del animal.

Fuente. Animal’sHealt

Publicaciones relacionadas